Los Telecentros rompen una brecha tecnológica

Los Telecentros rompen una brecha tecnológica

22 septiembre, 2009 0 comentarios

El jueves 18 de septiembre tuvimos la oportunidad de compartir las experiencias con el Telecentro de Cotocollao, dada la coyuntura del Encuentro de Telecentros del Ecuador Diario el Telégrafo realizó un reportaje sobre la importancia que tienen en la sociedad los infocentros y sobre todo lo que pasará en el encuentro.

Les dejamos con la noticia completa.

 

Los telecentros rompen una brecha tecnológica

 Diego Echeverría dicta clases de Internet a varias personas, entre ellas, a María Vaca y Marcelo Galora, en el El Tonel. Este centro integra el proyecto “Haz un click al futuro”, de aulas virtuales del Comité para la Democratización de la Informática.
En el país funcionan 41 aulas digitales. Se prevé llegar a las 50 hasta diciembre de este año.

Antecedentes

El Comité para la Democratización, de la Informática, CDI es una fundación internacional sin fines de lucro que se inició en 1995.

El objetivo se centra en promover la inclusión social.

En Ecuador  inició en  2006 con el objetivo de fortalecer a las comunidades locales con menor posibilidad de acceso a la tecnología, a través de la creación de escuelas de informática y de ciudadanía.

Desde hace algún tiempo trabaja como secretario en una asociación, tiene 65 años y por primera vez tiene la certeza de saber lo que hace frente a un computador. A pesar de que tiene uno en su casa, el cual no utilizaba. 

“No ocupo la máquina porque me da miedo, pero mis hijos la manejan bien”, dice Marcelo Galora mientras investiga con el cursor del mouse la función que cumplen los íconos que ve en su pantalla.

El uso del computador, aún cuando sea de manera básica, es fundamental para el trabajo al que se dedica.

Debe elaborar actas, cartas y enviar información a los miembros de la asociación. “Prendo la computadora, busco el programa que me pone la página en blanco y escribo. Luego se las mando a las secretarias para que acomoden”, manifiesta.

Galora es uno de los beneficiarios de las aulas virtuales de la Fundación CDI “Haz un click al futuro”, que recibe, de lunes a sábado, a decenas de estudiantes en un espacio adecuado para siete personas en el sector de Cotocollao, al norte de Quito. 

Hasta el momento se han realizado dos clases en el periodo vigente, pero -según Marcelo- se ha logrado avanzar de manera notable en especial en el manejo de Internet. Para él es fundamental la existencia de  estos espacios en los que la comunidad se une para aprender y poner en práctica los conocimientos adquiridos.

Imbabura fue la provincia que recientemente se benefició de esta red de escuelas digitales denominadas  telecentros

Aunque para algunas personas la edad puede ser un impedimento para aprender, Galora opina que en su caso, es una motivación para superarse, pues está consciente de que en  el mundo laboral se encontrará con personas más actualizadas. 

Hasta el momento el aprendizaje  no le resulta difícil, ya que el opmarerador o tutor tiene mucha paciencia y hace más fácil la comprensión de la materia.

“Mis hijos saben mucho de informática, pero no tienen la paciencia de enseñarme cosas que en realidad son muy sencillas”, señala.

Para formar parte de los talleres no hay límite de edad, solo se necesita predisposición para  aprender, y elegir un horario a conveniencia.

“La edad no importa porque  la enseñanza  parte desde cero”, afirma el operador Diego Echeverría.

Además de reducir la brecha tecnológica, otro de los objetivos de la red de aulas digitales, que cuenta con 41 centros a nivel nacional, es ayudar al  mejoramiento de  la localidad  donde reciben las clases o bien, si se cuenta con apoyo del sector privado, se inicia una microempresa, explica.

En un periodo de estudio de treinta horas que se cumplen en tres meses, los asistentes recibirán clases de manejo de programas de Office e Internet, para al final desarrollar la propuesta que plantearon al inicio.

 “Se han realizado proyectos que van desde el cuidado del ambiente hasta trabajos en beneficio de enfermos de VIH, que hay en la comunidad”, dice.

Imbabura fue la provincia que recientemente se benefició de esta red de escuelas digitales o telecentros, que impulsa la fundación CDI (Comité para la Democratización de la Informática) mientras que para finales de este año se implementará en Tungurahua y Cotopaxi.

“Esperamos que para diciembre se completen los 50 centros”, manifiesta Julio Olloa, representante de la fundación CDI.

Este mismo organismo es el encargado de capacitar a los operadores a fin de que la enseñanza no se limite a la recepción de  información, sino que los oriente a analizar las necesidades de su localidad y de esta manera utilicen las herramientas para buscar y ejecutar soluciones de posibles problemas.

Para crear estas aulas, es necesario contar con un soporte, que por lo regular es una asociación. Está dará el espacio para instalar el aula de trabajo; generalmente es un lugar que es común para los moradores, posteriormente los integrantes del grupo de trabajo le ponen el nombre que consideren adecuado.

En una segunda etapa se cuenta con colaboración externa, “buscamos patrocinadores que aporten de la manera que puedan”, explica Olloa. CDI es una organización sin fines de lucro por lo que reciben colaboraciones de la empresa privada, quienes hacen donaciones para la  instalación del telecentro.

A la cabeza está un coordinador y un voluntario técnico, quienes  se aseguran de que  los equipos estén en buen estado y reciban mantenimiento, para no interrumpir las jornadas.

Según Ulloa, los beneficiados directos a nivel nacional de la red de aulas virtuales superan las mil personas, siendo las provincias con mayor necesidad Pichincha y Guayas; no obstante, en  grupo se incluye a Manabí e Imbabura. Sin embargo, se espera que los telecentros se instalen en el resto de provincias.
Para este jueves y viernes, está previsto que se reúnan en el hotel Río Amazonas, de Quito, más de cien representantes y operadores de  aulas digitales de varios países de América Latina, señala Verónica Terán, vocera de Infodesarrollo, una de las instituciones organizadoras del evento.   

Durante el encuentro se discutirá no solo la manera de mejorar las redes, que existen en varios países, sino  también las  estrategias para una óptima difusión.
Este último  es uno de los puntos débiles de la red, “la gente no conoce que existen o cuál es su función y eso es fundamental para que la ciudadanía sepa que cuenta con un servicio comunitario”. Además  resaltó Terán la importancia de la participación del sector privado.

Para formar parte de la  red se puede ingresar a la página: www.cdiecuador.org.

Fuente: Diario El Telégrafo