Informativo

Los video juegos como alternativas en la educación

Los video juegos como alternativas en la educación

16 octubre, 2015 0 comentarios

El jueves 24 de septiembre se llevó a cabo el Café encuentro sobre video juegos y educación, realizado por la Corporación Red Infodesarrollo.

Entre las principales experiencias que los participantes compartieron en el transcurso del encuentro, se mencionó a los videojuegos como  interesantes medios para el aprendizaje, pues rompen la barrera tradicional del “cómo se debe aprender”, y buscan integrar una técnica lúdica divertida en los procesos educativos.

Mediante desafíos y jugadas estratégicas, los niños articulan distintos conceptos, pueden ser matemáticos, históricos o físicos, los mismos que les ayudarán a resolver el conflicto que se les presenta, aplicando así lo que aprenden en clases en un escenario que simula la vida real. Lo único que hace falta a los videos juegos es que sean educativos tanto para los grandes como para los más pequeños.

Según Daniel Bravo, funcionario del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), los programas educativos, no impulsan la costumbre de la lectura, “es cierto que existe  mucha literatura, pero ésta, no se lee, el reto principal, es cómo hacer que ese aprendizaje sea más atractivo, para lo cual es necesario concebir  lo que es un centro infantil y además proponer ideas para combinar el juego con la andragogía”.

Por medio de los videojuegos las niñas y los niños desarrollan muchas destrezas dependiendo de la complejidad del juego, y además aprenden valores como  la perseverancia, el conocimiento, el liderazgo, la gestión de emociones en momentos difíciles, entre otros. Jorge Montoya, docente participante, comentó sobre la utilidad de estos medios en su familia, “Hay muchos videojuegos, el Nintendo wii, es de las mejores. Mis hijos han aprendido destrezas mediante los videojuegos”.

Para relacionar los videojuegos con el aula es necesaria la implementación de herramientas tecnológicas que puedan ser empleadas y sobre todo que les agraden a los niños, adolescentes y jóvenes. Además deben tener caracetrísticas en las cuales los usuarios se sientan identificados, como la interculturalidad, especificaciones locales, motivacionales, entre otras más. También  deben ser accesibles al costo y sencillos. Y por supuesto, ser accesibles a los maestros.

Aunque los videojuegos serían de mucha utilidad en las aulas, no hay que descartar que puedan generar consecuencias negativas en estudiantes, de manera especial si son juegos violentos y destructivos para la mente. Como lo afirmó Margarita Espín, responsable de Centro Infantil del Buen Vivir (CIBV), “las familias deben saber qué juegan los chicos y debe existir algún tutor responsable que los acompañe para evitar consecuencias negativas. Es importante que siempre haya un  elemento de reflexión previo.

El relacionar los videojuegos y la educación es un reto para todos, por lo cual es un trabajo arduo y sobre todo en conjunto entre docentes y facilitadores profesionales de la tecnología.