Fepp: 40 años de trabajo y amor al servicio de los más necesitados

Con una misa de acción de gracias, sesión solemne y festival de juegos pirotécnicos el Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio celebró sus cuatro décadas de existencia al servicio de los más pobres y necesitados del Ecuador. El primer mandatario reconoció y condecoró al Fepp por su labor.

Amigos, familiares y colaboradores del Fepp asistieron a la Iglesia del Girón para formar parte de misa de acción de gracias. Monseñor René Coba presidió la celebración de la eucaristía en donde los rezos, alabanzas, ofrendas, peticiones, cantos y gracias no faltaron.

“Dios nos da a cada uno dones para usar y nosotros debemos saber utilizarlos para rendir cuentas al Señor. Este años de vida del Fepp, sus resultados, sus logros son los dones que Dios les dio y que ustedes han multiplicado”, señaló Monseñor.

El reconocimiento a los amigos que partieron al cielo estuvo presente. Por cada uno un cirio fue encendido. En este espacio se recordó a Monseñor Cándido Rada, fundador del Fepp y quien hace 15 años dejó este mundo para encontrarse con el Creador.

“Es duro perder a un amigo, a un colaborador. Son momentos difíciles que nos marcan, porque quien parte de este mundo es un amigo que jamás se olvida y se lo lleva presente en el corazón”, señaló José Tonello, director ejecutivo del Fepp.

 

Un largo caminar, pero aún más por hacer

El auditorio de la Corporación Nacional fue el escenario escogido para presentar, en sesión solemne, el informe de lo realizado y alcanzado por el Fepp durante sus cuatro décadas. En este evento estuvo presente el presidente de la República Rafael Correa, los ministros Javier Ponce de Defensa, Ramón Espinel de Agricultura, Embajadores, amigos y colaboradores.

Una muestra del trabajo en todos estos años:

  • 250 millones de dólares entregados en crédito a organizaciones y grupos  campesinos a través de Codesarrollo
  • Profesionalización de 20 mil jóvenes y adultos en diversas ramas a cargo de la Fundación Educativa Monseñor Rada.
  • Titulación y legalización de cerca de un millón de hectáreas de tierras para más de 33 mil familias a través de PROTIERRAS.
  • Siembra de cerca de 16 millones de árboles forestales y frutales en coordinación de YURAFEPP.
  • 58 millones de dólares de productos campesinos agrícolas, agroindustriales y artesanales comercializados por CAMARI.
  • Fepp Construcciones Agua  Vivienda presta sus servicios para que dos mil familias accedan cada año al líquido vital y logra construir cerca de 500 casas por año.
  • Agroimportadora proveer de materiales, insumos, semillas para el agro en dos millones por año.
  • Infofepp desarrolla tres sistemas informáticos por año para instalar en organizaciones y entidades populares.
  • Imprefeep produce más de 20 publicaciones propias anualmente y tiene capacidad de edición de cientos de materiales y miles de impresiones.

“Un caminar acompañado de penas y alegrías, de trabajo y superación que nos plantea siempre avanzar para asumir los nuevos retos que demanda la sociedad ecuatoriana”, indicó el representante del Directorio del Fepp, Javier Villaverde, encargado de presentar el informe de los logros de la organización.

Un justo reconocimiento

La labor desempeñada a favor de los más pobres por el Fondo Ecuatoriano no pasó desapercibida por las autoridades nacionales. El Presidente de la República condecoró al Fepp entregando la medalla al mérito nacional, además de reconocer la función de José Tonello, director ejecutivo,  al frente de la entidad y sus logros.

“La desigualdad, pobreza e injusticia son males que se deben vencer. Mi ideología fundamental siempre será la ideología social de la iglesia en cuanto a su vocación por lo pobres y la justicia. Es un orgullo ver como organizaciones como el Fondo Ecuatoriano Populorum Progressio contribuyen para formar una sociedad más justa y honesta”, indicó el primer mandatario, Rafael Correa.

Las palabras de agradecimiento no faltaron en Tonello quien señaló “que estos 40 años permiten ver lo que se ha hecho pero también lo que se debe ser. Tenemos una joven madurez y seguiremos avanzando para vencer la pobreza con inteligencia, sudor y amor “

 

El cielo se encendió para festejar

En el Panecillo concluyó los festejos de 40 años del Fepp. Quienes asistieron hasta este lugar disfrutaron de un festival de juegos pirotécnicos. Para aplacar el frió de la noche se brindó un canelazo a los asistentes que disfrutaron y bailaron al ritmo de la Banda del Regimiento Quito de la Policía Nacional y del discomóvil. El ambiente estuvo llevo de compañerismo, hermandad y deseos de festejar en un tiempo no muy lejano otros 40 años más al servicio de quienes de los necesitados del país.

 

Los comentarios están cerrados.